lunes, 24 de septiembre de 2012

Sonetos... John Keats


La semana pasada, en una entrada sobre John Keats, mencioné que haría una especial con su trabajo; pues bien, tras mucho pensar y decidir cuál de todos ellos dejaría, hice una selección de cinco. De manera muy particular disfrute de ellos, espero que ustedes también lo hagan. 

Y como se darán cuenta no pude resistir la tentación de añadirle imágenes, creo que representan en algo cada soneto.



PARA…

Si fuera un hombre apuesto mis suspiros tendrían
su eco en esas conchas de marfil, tus oídos,
y hallarían tu amable corazón: de esta forma
la pasión me armaría en mi empeño. Pero ¡ay!,
no soy un caballero que mata a su enemigo;
en mi pecho orgulloso no brilla la coraza;
ni soy feliz pastor del valle cuyos labios
temblaran ante alguna mirada de doncella.
Pero tengo que amarte y que llamarte dulce,
más dulce que la miel de rosas de Hibla
cuando están impregnadas de un rocío embriagante.
Probaré ese rocío, porque me favorece:
cuando la luna muestre su rostro macilento
cogeré algunas gotas con conjuros y hechizos.



A GEORGIANA AUGUSTA WYLIE

Ninfa de la sonrisa hacia abajo y la mirada
esquiva, ¿en qué momentos tan divinos del día
eres más fascinante? ¿Cuándo vas descarriada
entre los laberintos de la expresión más dulce,
o cuándo vas paseando tranquilamente en trance
de pensamiento sobrio? ¿O cuándo te apresuras,
desaliñada, a ver la luz de la mañana,
y eximes a las flores en tu intrincada danza?
Quizá cuando tus labios de rubí se separan
dulcemente y se quedan así mientras escuchas.
Pero fuiste educada para agradar del todo,
por eso no distingo cuál es tu mejor temple.
Y diré de igual forma qué Gracia es la que baila
Frente a Apolo mejor que todas las demás.

Nota: Soneto probablemente escrito de parte de su hermano George para la mujer de éste.



LAS ESTACIONES HUMANAS

Cuatro estaciones colman la dimensión del año;
cuatro estaciones obran en la mente del hombre:
su intensa primavera, cuando la fantasía
recoge en su amplio seno todo lo que es belleza;
su verano, en que gusta rumear plácidamente
ideas juveniles como alimento dulce
de primavera, y estos ensueños le aproximan
lo más cerca del cielo; tranquilas ensenadas
tiene el alma en su otoño, cuando, desocupado,
cierra el hombre sus alas, contento ante la vista
de las brumas, y deja pasar inadvertidas
las cosas bellas como cuando fluye un arroyo
junto a su puerta. Y tiene su invierno deformado,
pues su naturaleza mortal así lo exige.  



PARA—*

El mar del tiempo ha estado cinco años en reflujo
y ha arrastrado a la arena con su lento vaivén
desde que me enredó tu hermosa telaraña
y me atrapó cuando tu mano desenguantaba.
Y sin embrago nunca miro el cielo nocturno
sin ver en la memoria el brillo de tus ojos;
no puedo contemplar el color de la rosa
sin que hacia tu mejilla remonte mi alma el vuelo;
no puedo contemplar ningún brote de flores
sin que mi oído amable, prendado de tus labios
y atento a algún sonido de amor, sus maravillas
devore en un sentido negativo: tú eclipsas
toda felicidad con dulce remembranza;
y aflicción les procuras a mis goces queridos.



CUANDO SIENTO EL TEMOR DE QUE MI VIDA ACABE

Cuando siento el temor de que mi vida acabe
sin que mi pluma espigue mi fecundo cerebro,
sin que pilas de libros con caracteres guarden,
como ricos graneros, el grano madurado;
cuando observo en el rostro de la noche estrellada
vastos, nublados símbolos de romance sublime,
y pienso que no pueda vivir para rastrear
sus sombras con las manos mágicas del destino;
y cuando siento, hermosa criatura de un instante,
que ya nunca podré volver a ver tu imagen,
ni disfrutar tampoco del poderío idílico
del amor instintivo; entonces, en la orilla
del ancho mundo quedo solitario, y medito
hasta que amor y gloria naufragan en la nada.

13 comentarios:

Vian dijo...

excelente elección. Gracias por compartir.

Jennieh dijo...

Vian:

De nada, gracias por tu comentario y un gusto conocerte.

Saludos

Carmen dijo...

Un delicia de entrada! Cómo me gusta Keats...
Besos,

Carmen dijo...

Un delicia de entrada! Cómo me gusta Keats...
Besos,

Raquel Campos dijo...

Muy buena elección de la obra de John Keats, me ha gustado mucho esta entrada y voy a buscar para leer su obra.
Gracias por enseñarme un poco más la vida de un gran autor.
Un beso!!

Margari dijo...

Gracias por enseñarme más cositas de Keats. Me ha encantado esta entrada!
Besotes!!!

Wendy Think dijo...

No he leído mucha poesía y de Keats nada así que por fin me encuentro con el en esta entrada, me da apuro ya que se trata de uno de los mejores exponentes de la literatura inglesa, en fin, que no se puede llegar a todo.
Besos.

Jennieh dijo...

Querida Carmen:

Que alegría que te guste.

Besos.

Jennieh dijo...

Querida Raquel:

Me alegro que la entrada te haya gustado y que también generara en ti interés por el autor.

Un beso.

Jennieh dijo...

Querida Margari:

Que bueno que te haya gustado.

Besos.

Jennieh dijo...

Querida Wendy:

Como has dicho no se puede llegar a todo, el tiempo a veces nos juega en contra; y vaya que nos falta con tantas cosas por hacer.

Besos

Martín de Moxena dijo...

Muy buenos poemas los de este escritor. Gracias por compartirlos.

Jennieh dijo...

Estimado Martín:

Que bueno que te gustaran, perdón por responder con tanto retraso.

Saludos.